Presiona Enter para buscar o Esc para cerrar
baño turco hammam

El baño turco tradicional

El baño turco tradicional

baño turco hammam ,

La experiencia del baño turco tradicional es sin duda algo que no te puedes perder en Turquía.

Por un lado, te sentará de maravilla y  te sentirás como un auténtico sultán. Por otro, podrás vivir en primera persona una actividad que durante muchos años ha cumplido una función social y cultural, además de servir para la limpieza del cuerpo y la mente.

El baño turco se considera la versión otomana de las termas romanas. Hammam, su nombre en árabe, significa etimológicamente «expulsar calor», aunque actualmente se traduce como baño.

Sólo Estambul durante el siglo XVIII llegó a tener 150 baños, pero no es necesario estar en Estambul para vivir esta experiencia, ya que lo podrás encontrar en prácticamente cualquier ciudad.

Tipos de baño turco

En el hotel

baño turcoLos hoteles de 4* y 5* suelen tener hammam. Nuestro equivalente sería el spa, pero en Turquía la verdad es que tiene un encanto especial, tanto por la atmósfera como por el ritual que supone la experiencia en sí. Lo habitual es que los clientes tengan acceso incluido al hammam, esto quiere decir que podrás acceder a las diferentes salas libremente pero si deseas un masaje lo tendrás que contratar aparte. Esta opción está muy bien para relajarse al final del día (ser turista cansa mucho!) y para disfrutar el calorcito del vapor y las piedras calientes, además de hacerse el selfie de rigor…el momento de verdad que lo merece.

Baño turco tradicional

Esto sí es una experiencia. ¿Porqué? porque no es un espacio sólo para turistas, sino que se trata de un lugar de desconexion también para los turcos y supone descubrir un poquito mejor su estilo de vida. Podrás encontrar la sauna seca, la sauna de vapor, la sala de sal y la sala central o hammam.

Todos los hammams tienen su encanto, es un lugar y un momento para cerrar los ojos y dejarse llevar, pero hay algunos que son auténticas obras de arte, pues los baños turcos históricos conservan gran parte de su arquitectura original y transmiten la sensación total de viajar atrás en el tiempo.

baño turco tradicional

Como he comentado, hay muchísimos hammams pero te dejo tres a modo de ejemplo:

Ayasofya Hurrem Sultan Hamami: Data del año 1550 y se encuentra en una ubicación excepcional, entre Hagia Sophia y la Mezquita Azul. Es también uno de los más caros. Tienen unos packs con los que darte un homenaje por 185€.

Camberlitas Hamami: Cerca de Sultanahmet y el Gran Bazar. Este Hammam fue construido en 1584 por la Sultana Nurbanu, una de las mujeres más poderosas del Imperio Otomano, tiene unos precios más razonables y podrás disfrutar la experiencia del baño turco por 50€

baño turco tradicionalMihrimah Sultan Hamami: Se construyó a la par que la mezquita que lleva su mismo nombre, entre los años 1562-1565. No es muy turístico, así que aquí podrás conocer la parte más auténtica.

Mi experiencia

Para mi el hammam es una parada obligatoria en Turquía. Tan obligatorio como puede ser probar un buen kebab, un simit por la calle o marcarse un baile turco cuando surja. Pero volviendo al baño, te diría que es una experiencia sensorial que no te puedes perder.

Cuando llegas al recinto te acompañan al vestuario y te entregan el pestemal, una especie de toalla de cuadros con flecos típica de los baños turcos que te acompañará durante toda la experiencia, ya sea como pareo o para tumbarte sobre ella.

Te pones el bikini o bañador, aunque he visto mujeres turcas que sólo se envuelven en el pestemal y a partir de ahí, te dejas llevar… el primer paso es la sauna seca. Ésta no tiene mucho misterio, es la misma que podemos ver en cualquier gimnasio o spa, después te das una ducha fría y pasas a la sauna de vapor. Cuando ya has sudado bastante y has abierto poros y vías respiratorias llega el turno de la sala de sal.

baño turco

Ésta, personalmente me encanta. Es una pequeña habitación hecha de sal. Las paredes, los bancos sobre los que te sientas y las piedras de sal que la adornan. Es una sensación curiosa, puedes notar la sal penetrando en tu cuerpo y saborearla  con el sudor que aún te recorre. Y así, bien saladita, pasas a la sala central para tumbarte sobre la piedra de mármol caliente a recibir el premio final.

baño turco tradicional

Me olvidaba! los baños turcos están divididos en dos secciones, una para hombres y una para mujeres, así que en ningún momento te encuentras a nadie del sexo opuesto… Ahora aparecerá tu masajista, una mujer en bikini con la que probablemente te entiendas de sobra sólo con gestos. El primer gesto te indicará que te tumbes sobre el pestemal en la piedra y el segundo, que te quites la parte de arriba del bikini 😉 El resto de gestos sólo serán para darte la vuelta o levantarte. Por lo demás te manejará como una muñeca de trapo levantando brazos, moviendo piernas y apartando bikini cuando le moleste para frotar a conciencia cada centímetro de tu cuerpo. El frotamiento es de lo más curioso. Empieza con un guante (kese) y crema exfoliante que no es para nada molesto, es un scrub muy suave, pero el ímpetu de los movimientos me recuerda al gesto de lavar el coche o limpiar la cocina con desengrasante.

baño turco

Una vez exfoliada, te aclaran con agua que van cargando en unos cuencos típicos de la pila del hammam y entonces llega el momento de la espuma. Con una especie de bolsas de tela microperforadas llenas de espuma, presionan de arriba a abajo como si de una manga pastelera se tratara y te envuelven el cuerpo en medio metro de espuma. El aroma es delicioso y totalmente natural, huele a jabón, a limpio, a paz. Tu masajista te amasará bien con la espuma por delante, por detrás y hasta los dedos de los pies,  para después propinarte el aclarado final e invitarte  a cambiar de sala, que será una piscina o jacuzzi.

baño turco

El proceso puede durar una hora y media aproximadamente. Dependerá del tiempo que dediques a cada una de las salas. Para terminar y permitir que el cuerpo vuelva poco a poco a su temperatura, te envolverás en una toalla seca y pasarás a una sala a temperatura ambiente donde podrás disfrutar un té turco mientras te relajas y te impregnas de los beneficios del baño turco.

¿Cuáles son los beneficios del baño turco?

El baño turco ayuda en resfriados, tos, bronquitis y sinusitis. Ayuda a retrasar el envejecimiento de la piel, ya que permite una mayor oxigenación y revitalización de los tejidos y alivia los dolores de artritis.

Es un acto de limpieza del cuerpo y de la mente, una forma de purificación, además de ser una actividad social.

Para mi, el mayor beneficio es disfrutar una experiencia con los 5 sentidos que está muy unida a la cultura y al estilo de vida de un país que me fascina.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat